No basta con hablar: necesitas retroalimentación correctiva | Natural Language Institute

Cómo Dominar un Idioma para Toda la Vida

BLOG

No basta con hablar: necesitas retroalimentación correctiva

By Victor - 15/jul/2021 #Lenguas y Educación

Al igual que los niños que dependen de las correcciones de sus padres para mejorar continuamente su competencia lingüística, los estudiantes de lenguas extranjeras requieren retroalimentación correctiva para progresar y lograr el dominio.

Los estudiantes que no reciben tal retroalimentación, inevitablemente, se estancan y se instalan en modos de expresión inexactos. De hecho, esa es una de las razones por las que los inmigrantes adultos a veces progresan poco más allá de un nivel intermedio en un idioma durante muchas décadas, mientras que los niños y adolescentes siempre progresan rápidamente y, en general, alcanzan la competencia nativa o casi nativa en unos pocos meses o años.

Los niños inmigrantes reciben retroalimentación correctiva constante de maestros y compañeros, mientras que la dinámica social a menudo impide que los adultos reciban retroalimentación similar.

La importancia fundamental de recibir retroalimentación correctiva también puede entenderse desde la perspectiva de la "práctica deliberada", una teoría influyente sobre el desarrollo de la pericia.

En 1993 se publicó un artículo fundamental sobre el tema, The Role of Deliberate Practice in the Acquisition of Expert Performance (El Papel de la Práctica Deliberada en la Adquisición de Dominio del Acto Performativo), escrito por K. Anders Ericsson, profesor de psicología de la Universidad de Florida, Estados Unidos[1].

Uno de los pilares de la teoría de la práctica deliberada es que los que se ejercitan en cualquier área deben recibir retroalimentación experta inmediata sobre su desempeño para mejorar continuamente y alcanzar altos niveles de dominio.

Este concepto se aplica perfectamente a la necesidad de que los estudiantes de lenguas extranjeras reciban correcciones mientras practican la expresión oral con expertos en el idioma (hablantes nativos). Considera los siguientes extractos del artículo de Ericsson:

“Los sujetos deben recibir retroalimentación informativa inmediata y conocer los resultados de su actuación. [...] En ausencia de una retroalimentación adecuada, el aprendizaje eficiente es imposible y la mejora es mínima incluso para sujetos altamente motivados. Por lo tanto, la mera repetición de una actividad no redundará automáticamente en una mejora, sino más bien en la precisión del desempeño. [...] la práctica deliberada permitiría repetir experiencias en las que el individuo pueda atender los aspectos críticos de la situación y mejorar gradualmente su acto performativo, reaccionando al conocimiento de los resultados, a la retroalimentación de un profesor, o a ambas situaciones.”

Ya hemos visto que hablar da vida a los idiomas. La conversación debe ser el enfoque principal de las clases de idiomas, ya que otras habilidades se pueden practicar de manera eficiente fuera del aula.

Sin embargo, no basta con hablar.

Es fundamental que los docentes no solo corrijan la escritura de los estudiantes, sino que además les proporcionen retroalimentación correctiva regularmente durante la conversación.

Los estudiantes, intuitiva o empíricamente, son muy conscientes de la importancia de las correcciones, a menudo incluso más que sus profesores.

En mis casi 20 años de experiencia, nunca he recibido una queja de un alumno sobre un profesor que corrigiera demasiado; en cambio, los alumnos han pedido a menudo alteraciones porque, aunque sus profesores los hacían participar en conversaciones agradables, corregían los errores con muy poca frecuencia.

¿Cómo se deben hacer estas correcciones durante la conversación? Natural capacita a los profesores para que brinden una retroalimentación correctiva eficaz siguiendo seis principios. Los estudiantes pueden utilizar estos principios para evaluar la actuación de su profesor en materia de retroalimentación.

  • Corregir con frecuencia
  • Elegir el momento adecuado para las correcciones según la necesidad del alumno (debe ser lo más inmediatamente posible, pero sin inhibir el flujo de habla del estudiante)
  • Hacer correcciones en función al nivel de los alumnos (no demasiado avanzadas)
  • Animar a los alumnos a autocorregirse (fomentando la conciencia metacognitiva y promoviendo la práctica deliberada)
  • Asegurarse de que los alumnos entienden y asimilan las correcciones
  • Registrar las correcciones más importantes (utilizando nuestra Lessons App)

El sexto punto es extremadamente importante por dos razones. Por un lado, ya que registrar las correcciones permite a los estudiantes y maestros realizar un seguimiento de los temas que deben priorizarse para un progreso eficiente y equilibrado y, por otro lado, es este mismo registro de las correcciones lo que permite realizar actividades de revisión, que son esenciales.

Como detallaré en futuras publicaciones, asimilar, internalizar y dominar el contenido lingüístico requiere que los estudiantes lo encuentren muchas veces, y las actividades de revisión basadas en retroalimentación personalizada son el medio más efectivo para este fin.

 

¡Envíame un audio ahora mismo para recibir correcciones gratuitas!

Puedes poner en práctica todos los conocimientos teóricos que acabas de adquirir enviándome un archivo de audio en el idioma que te esfuerzas por mejorar: inglés, español, francés o portugués.

Debe tener una duración de entre 2 y 5 minutos y una buena calidad de sonido. Uno de nuestros profesores nativos te proporcionará retroalimentación correctiva personalizada de forma gratuita.

Sólo tienes que elegir un tema (puedes consultar estas tareas si necesitas ideas), agarrar tu teléfono, abrir una aplicación de grabación de voz y hablar espontáneamente durante unos minutos. Puedes enviarlo como anexo al correo electrónico contact@linguanaturalis.com, o subir el audio y enviarnos allí el enlace.

[1] K. Anders Ericsson, Ralf Th. Krampe, and Clemens Tesch-Romer. The Role of Deliberate Practice in the Acquisition of Expert Performance. Psychological Review 1993, Vol. 100. No. 3, 363-406.


See other blog posts