¿Cuál es el tamaño de clase ideal para la adquisición de idiomas? | Natural Language Institute

Cómo Dominar un Idioma para Toda la Vida

BLOG

¿Cuál es el tamaño de clase ideal para la adquisición de idiomas?

By Victor - 15/sep/2021 #Lenguas y Educación

Cuando te das cuenta de que la razón principal para tomar clases de idiomas es para practicar el habla y recibir comentarios correctivos, es una cuestión de aritmética simple comprender que un tamaño de clase más pequeño equivale a un aprendizaje más eficiente.

Consideremos una clase de conversación de una hora bien administrada. Tal vez el profesor proporcione algunas observaciones introductorias y finales para motivar y orientar a los estudiantes, que ocupan, en total, 10 minutos de clase. Los 50 minutos restantes se utilizan exclusivamente para que los estudiantes hablen y el profesor proporcione correcciones y otros comentarios útiles.

Si hay 2 estudiantes en la clase, asumiendo que dividen el tiempo en partes iguales[1], cada estudiante tiene 25 minutos de práctica intensiva invaluable[2]. Si habría 5 estudiantes en la misma clase, cada uno obtendría un promedio de 10 minutos de práctica, un 60% menos. Sería todavía una cantidad de tiempo razonable, especialmente si otros factores, como el costo y la socialización, hacen que la experiencia general valga la pena. Sin embargo, si habría 15 estudiantes en la clase, yo te diría, "No pierdas tu tiempo", porque cada estudiante tendría solamente un poco más de 3 minutos de práctica. Por otro lado, en una clase individual, el estudiante tendría 50 minutos completos de práctica intensiva y progresaría rápidamente.

Es así de simple.

Otros argumentos se basan en premisas falsas, son meramente subjetivos o no están relacionados con la adquisición eficiente del lenguaje.

Tradicionalmente, muchos cursos de idiomas, como la educación en general, se basaban en el modelo donde un profesor especialista que daba conferencias y los estudiantes escuchaban pasivamente y tomaban notas. En este enfoque, el tamaño de la clase importa poco y, de hecho, es más económico tener clases muy numerosas.

Sin embargo, este modelo nunca tuvo sentido para la adquisición del lenguaje y es cada vez más obsoleto para la educación en general.

A diferencia de una asignatura académica, como historia o lingüística, que en su mayoría se puede aprender simplemente escuchando a un gran profesor disertándola, los idiomas deben aprenderse a través de una práctica comprometida. Además de ésto, con la llegada de YouTube y otros medios de comunicación masiva, puedes ver y escuchar a los mejores profesores y especialistas dando conferencias fantásticas  de cualquier tema en cualquier momento, y la mayoría de veces de forma gratuita. Por lo tanto, el modelo tradicional de conferencias universitarias ya no tiene ningún sentido.

En la adquisición del lenguaje, la principal razón para escuchar a los demás hablar es entrenar el oído; pero es mucho más agradable, y por ende, más eficiente, ya que tu atención está completamente dedicada, ver películas o cualquier tipo de contenido audiovisual auténtico que más le interese que escuchar a un profesor hablar y hablar en una sala de conferencias. Incluso, si buscas motivación, gramática o “consejos y trucos” en el idioma, es mejor que los obtengas a través de libros o videos pregrabados en vez de clases de grupos grandes.

Algunas personas piensan que es útil escuchar cómo se corrigen los errores de otros estudiantes. Esto es inexacto. Sí, es posible que aprendas algo, pero en el mejor de los casos es una forma extremamente ineficiente de mejorar. En el peor de los casos, también  adquirirás expresiones imprecisas de otras personas, y ¿quién quiere eso?

Otro argumento que se da para evitar clases individuales o en grupos muy pequeños es el poder disfrutar socialmente de una conversación animada. Esta preferencia es completamente válida, por querer disfrutar o hacer amigos, pero no tiene nada que ver con el aprendizaje eficiente de idiomas.

Quizás el argumento más importante a favor de clases más grandes es la reducción de costos. Si se asocia con la motivación del disfrute social, tener clases con un puñado de otros estudiantes de hecho puede tener mucho sentido. Puede obtener instrucción de alta calidad y bajo costo, hacer amigos y progresar constantemente. Sin embargo, existe un límite para esta justificación.

Yo preferiría pagar, digamos, $45 por una clase privada en lugar de una hora por la misma clase con otros 14 estudiantes por $3. Si bien, en todo caso puedo estar pagando la misma cantidad (alrededor de $1) por minuto de práctica intensiva, es decir, por hablar y recibir comentarios, también debería tomar en cuenta el costo de mi propio tiempo.

De hecho, no tomaría clases regulares con otros 14 estudiantes incluso si fuera gratis, simplemente porque mi tiempo es demasiado valioso para gastarlo (como en el ejemplo anterior) 42 minutos escuchando los errores de otros estudiantes solo para obtener 3 minutos de práctica intensiva. Mi adquisición de idioma se beneficiaría mucho más si pasara esa hora leyendo un libro o viendo una serie en Netflix.

Entonces, ¿cuál es el tamaño de clase ideal? Si deseas maximizar tu tiempo, es solamente un estudiante, es decir, tu y el profesor. Si disfrutas de la interacción social de las clases grupales, entonces un tamaño de clase de entre dos y seis estudiantes es razonable: solo recuerda que deberás aumentar proporcionalmente tus horas de clase para obtener la misma cantidad de práctica intensiva y, por lo tanto, hacer la misma cantidad de progreso.

Por último, no olvides que la mayor parte de tu adquisición puede ocurrir fuera de las clases, ya que puedes practicar actividades de lectura, comprensión auditiva, escritura y revisión en tu propio tiempo. Se requieren clases para mejorar su forma de hablar y recibir comentarios correctivos.

[1] Por supuesto, en la realidad, los estudiantes más conversadores obtienen más práctica, mientras que los estudiantes más introvertidos quizás obtengan mucho menos.

[2] La teoría de la práctica deliberada ayuda a explicar la importancia fundamental de hablar mientras se reciben correcciones y comentarios de profesores formados, profesionales y preferiblemente nativos.


See other blog posts