Automatiza y retén el dominio de idiomas mediante actividades de repaso | Natural Language Institute

Cómo Dominar un Idioma para Toda la Vida

BLOG

Automatiza y retén el dominio de idiomas mediante actividades de repaso

By Victor - 15/oct/2021 #Lenguas y Educación

Si has estado siguiendo mi blog, ya sabes que tu dieta lingüística debe incluir abundantes nutrientes de los cuatro "grupos de alimentos" lingüísticos: escuchar, leer, escribir y hablar. Para progresar de forma constante y eficaz, debes añadir un tipo de actividad más a tu ingesta lingüística equilibrada: la revisión de tus contenidos personales de vocabulario, gramática y pronunciación.

Dominar un idioma implica adquirir una gran cantidad de conocimientos.

Desafortunadamente, no basta con memorizar unos cientos de estructuras gramaticales y unos miles de palabras con sus respectivas pronunciaciones. Si eso fuera suficiente, las primeras computadoras habrían sido capaces de usar el lenguaje natural, mientras que, en realidad, incluso los increíbles avances recientes en el procesamiento del lenguaje natural no han acercado a las computadoras a la competencia del nivel humano. Aprender un idioma es una hazaña de una complejidad incalculable.

Para empezar a entender esta complejidad, consideremos el vocabulario. No basta con aprender el significado de una palabra; hay que entender sus múltiples matices y connotaciones, y qué verbos, adjetivos y preposiciones son apropiados para relacionarla con otras palabras en cada contexto. En cuanto a la gramática, de poco sirve memorizar las reglas y sus infinitas excepciones. Más bien, hay que familiarizarse profundamente con los patrones gramaticales y desarrollar la intuición lingüística a través del contacto significativo con decenas de miles de ejemplos. Es un poco como el juego del ajedrez: las piezas y las jugadas son bastante sencillas de aprender, pero las combinaciones que hay que entender para llegar a dominarlo son casi infinitas (hay más partidas de ajedrez viables que átomos en el universo; sin duda, lo mismo podría decirse de las combinaciones lingüísticas viables).

Para desarrollar esta intuición, he explicado que debes leer y escuchar una gran cantidad de material auténtico.

Pero eso no es suficiente. Hay que convertir este conocimiento en una competencia activa para poder producir el lenguaje de forma creativa. También tienes que poner a prueba y refinar constantemente tu intuición.

Para ello, debes escribir y hablar con nativos que te corrijan. A través de este tipo de "práctica deliberada", puedes perfeccionar continuamente tu competencia, del mismo modo que un estudiante de música domina su instrumento tocando con músicos competentes y recibiendo sus comentarios. Esta práctica también es esencial para desarrollar la capacidad activa de comunicación.

Sin embargo, para dominar verdaderamente un idioma, se requiere un paso más: automatizar el conocimiento. Debes ser capaz de expresar cualquier idea -con el vocabulario adecuado, la pronunciación exacta y la gramática correcta- al instante, sin recurrir a un proceso consciente de construcción de oraciones.

Es para desarrollar esta capacidad automática, es decir, para almacenar los conocimientos lingüísticos en la memoria a largo plazo y de acceso instantáneo, que el quinto aspecto del estudio de idiomas merece la misma atención y tiempo que las cuatro destrezas básicas:

Repaso intensivo de contenidos y de correcciones de vocabulario, pronunciación y gramática adecuados al nivel del alumno y derivados de un contexto comunicativo personal.

Examinemos este concepto clave con más detalle.

El repaso aprovecha el poder de la repetición, un factor decisivo en la adquisición de idiomas. La mayoría de los estudiantes, tal como yo, necesitan oír una palabra nueva al menos diez veces, en varias ocasiones, para aprenderla. Por eso, el repaso intensivo permite asimilar mucho más rápidamente los contenidos y las correcciones prioritarios.

Siempre que el contenido y las correcciones se seleccionen para que sean apropiados para el nivel, dicho repaso intensivo hace que la adquisición del idioma sea más eficiente, permitiendo un progreso continuo y acumulativo en el dominio. ¿Y qué significa "apropiado para el nivel"? En pocas palabras, un contenido es apropiado para el nivel si el alumno aún no lo domina y no es demasiado avanzado. Más precisamente, debe coincidir con el nivel actual del estudiante o estar ligeramente por encima de él; o debe llenar un vacío de conocimiento, es decir, estar por debajo del nivel actual del estudiante pero aún sin dominar.

Derivar contenido del contexto comunicativo personal de un estudiante es una forma de asegurarse de que aún no se haya dominado. Si preparas, de antemano, una lista de vocabulario o de estructuras gramaticales para que el alumno las aprenda, corres el riesgo de perder el tiempo al incluir contenidos que él ya conoce muy bien. Este riesgo no existe si eliges los contenidos basándote en las deficiencias que identificas en la propia expresión oral y escrita del alumno.

Hay dos razones aún más importantes para derivar el contenido de un contexto comunicativo personal. En primer lugar, las palabras, las estructuras gramaticales, los fonemas e incluso las frases enteras carecen de significado cuando aparecen aisladas; y, en cualquier caso, no tienen ninguna relación con la vida real cuando están privadas de contexto. Aprender los elementos del lenguaje de forma aislada es ineficaz porque, a diferencia del contenido comunicativo de la vida real, no fomenta las intrincadas conexiones y vías neuronales que requiere el dominio del lenguaje.

En segundo lugar, el contexto personal —el hecho de que el estudiante quisiera expresar algo en una conversación o por escrito y necesitaba ese contenido para hacerlo— proporciona una conexión emocional con el contenido. Esto es increíblemente importante porque sabemos que las emociones son potentes catalizadores del aprendizaje y especialmente vitales para la retención a largo plazo.

Por eso desaconsejo que los alumnos memoricen listas de vocabulario o reglas gramaticales[i].

Este tipo de "repaso" no es eficaz porque la retención es terrible. Puede que seas capaz de memorizar algunos cientos de palabras de vocabulario con unos días de esfuerzo, pero seis meses después habrás olvidado casi todo lo que aprendiste de esa manera. En cambio, si aprendes esos mismos cientos de palabras en contextos comunicativos reales y personales, seguidos de un repaso intensivo, es probable que recuerdes la gran mayoría varios años después.

Así pues, una de las fórmulas más importantes y originales del método del Instituto de Lenguas Naturales consiste en extraer de la producción oral y escrita de los alumnos, a través de las clases de conversación y los ensayos, contenidos adecuados a su nivel -haciendo que los profesores nativos seleccionen y registren estos contenidos- y ponerlos a disposición de los alumnos para que los repasen de forma dinámica e intensiva.

Cuando los alumnos aprovechan este método y repasan regularmente sus contenidos, los conocimientos lingüísticos se automatizan y se arraigan profundamente. Empiezan a utilizar las estructuras gramaticales, la pronunciación y el vocabulario correctos en tiempo real, mientras hablan o escriben, y retienen esta capacidad a largo plazo. En consecuencia, pueden agregar regularmente nuevos contenidos y alcanzar continuamente nuevos picos de dominio lingüístico.

En los próximos posts, examinaremos las herramientas específicas que se utilizan en Natural para convertir las conversaciones y la escritura en una mina de oro para consolidar, automatizar y retener el dominio del idioma.

Hasta entonces, puede conocer nuestras herramientas de revisión concertando una cita con nuestros lingüistas.

[i] Como siempre, hay excepciones. En particular, a un principiante total en un idioma (que no habla otro idioma lo suficientemente relacionado como para permitirle captar el vocabulario por el contexto) generalmente le conviene memorizar unos cuantos cientos de palabras de uso más frecuente en el nuevo idioma, y aprender algunos patrones gramaticales básicos, como punto de partida.


See other blog posts