Sobre el autor, Victor Hart | Natural Language Institute

Cómo Dominar un Idioma para Toda la Vida

BLOG

Sobre el autor, Victor Hart

By Victor - 15/jan/2021 #Lenguas y Educación

Mi motivación para ayudarte a dominar un idioma extranjero está íntimamente relacionada con la historia de mi vida. La capacidad de aprender idiomas me ha dado el lujo de vivir dónde y cómo quiero. En el camino, descubrí estrategias de adquisición de idiomas altamente efectivas que compartiré a lo largo de este blog.

Me gradué de Williams College en Massachusetts en 2000, pero en lugar de trabajar en uno de los bancos de inversión que reclutaban talento en Williams, decidí vivir en una finca abandonada, en el interior de Brasil, sin electricidad y con el pueblo más cercano a una distancia de ocho kilómetros caminando, o trece kilómetros en bicicleta. Tenía sed de desafíos y aventuras.

Un desafío que me llamaba especialmente la atención era el lingüístico. ¿Podría deshacerme del acento americano en mi portugués? ¿Podría aprender a hablar con la elocuencia y escribir con la precisión de un brasileño culto? En otras palabras, ¿Podría convertirme en un hablante nativo de un segundo idioma? Pronto me deshice de mi lista de vocabulario de más de mil palabras y de mi manual de gramática, pues me iba dando cuenta de que esos métodos para dominar un idioma eran, en el mejor de los casos, torpes. En su lugar, me sumergí en el trabajo, lo que me dio una inmersión constante en el portugués, primero en la finca, y luego en una pequeña empresa que abrí en la ciudad para enseñar inglés.

Lo que me motivó a enseñar idiomas, y no solo a aprenderlos, fueron mis impresiones durante los viajes internacionales en mi infancia, sobre lo que funcionaba bien y lo que no, en los diferentes enfoques adoptados por las personas en la adquisición de idiomas. Mi experiencia enseñando corroboró muchas de mis primeras percepciones, mientras que desmanteló otras. Por ejemplo, confirmó que las personas que se sumergen en la comunicación auténtica –leyendo, escuchando, hablando y escribiendo– aprenden mucho mejor y más rápido que quienes tratan el lenguaje como algo que debe estudiarse mediante explicaciones, ejercicios y traducciones. Por otro lado, contradecía mi suposición de que es necesario vivir en un país extranjero para dominar un idioma. Si bien muchas personas pasan largas temporadas en el extranjero sin lograr un progreso notable, encontré algunos casos de personas que nunca habían salido de Brasil y, sin embargo, hablaban un inglés impecable.

Para seguir financiando el proyecto de recuperación agrícola, trasladé mis ambiciones empresariales a Brasilia, la capital nacional, a menos de dos horas en automóvil desde la finca. En poco tiempo, contraté a otros profesores nativos para enseñar no sólo inglés, sino también español, francés y portugués para extranjeros: nació el Natural Language Institute. Mientras lograba mi objetivo de dominar el portugués, ayudé a miles de personas a mejorar su dominio del inglés y otros idiomas, actuando primero como instructor, luego como coordinador y desarrollador de cursos.

Mientras seguía disfrutando de los fines de semana en la finca, el Instituto crecía poco a poco, pero aún no obtenía ganancias. Entonces, cuando nació mi hermosa hija Camila, decidí presentarme a un concurso para auditor del Tribunal de Cuentas de Brasil, sólo para tener una primera experiencia con estas pruebas notoriamente difíciles. Mi inmersión de años en la lengua portuguesa dio sus frutos y, para mi sorpresa, pasé con una puntuación máxima.

Me colocaron en el área de relaciones internacionales, donde creía que mi inglés nativo tendría una gran demanda. Curiosamente, debido a la creciente importancia de las relaciones con entidades semejantes en países latinoamericanos y al hecho de que nuestro departamento ya contaba con varios funcionarios con un inglés fluido, me pusieron a cargo de un proyecto de cooperación en español. Decidí aprovechar la oportunidad para dominar un tercer idioma. Había aprendido español en la escuela secundaria y la universidad, pero me encantó la idea de subir varios escalones de fluidez.

Correos electrónicos, llamadas telefónicas y cartas oficiales de cada día se complementaban con viajes ocasionales en los que me sumergía en el idioma local durante varios días seguidos. No puedo afirmar que alcancé un nivel de español nativo, pero llegué al punto de lograr negociar temas complicados y controvertidos con hablantes nativos en pie de igualdad y redactar documentos complejos con la misma facilidad que lo hago en inglés o en portugués. Cuando en los viajes tenía la oportunidad de salir de noche o los fines de semana, me daba gusto que nadie sospechara que era brasilero o estadounidense. Me veían como un residente local o un visitante de otro país de habla hispana.

Si bien mi inglés, y especialmente el portugués, me habían permitido aprobar el examen de ingreso, fue mi español el que apalancó mi buen desempeño profesional, lo que finalmente me llevó a ser nombrado jefe de relaciones internacionales de la Corte.

Terminé dejando el área de relaciones internacionales hace dos años para unirme al departamento de TI, con la esperanza de dominar un tipo de lenguaje completamente diferente: Python, un lenguaje de programación utilizado en el desarrollo de software, ciencia de datos y aplicaciones de aprendizaje automático. Aunque comunicarse con computadoras es muy diferente de hablar con humanos, una comprensión más profunda de los dos tipos de comunicación me está permitiendo guiar el uso de la tecnología para fortalecer el método del Instituto.

Hace cinco meses, decidí comenzar a mejorar mi francés, que había aprendido durante un semestre en una escuela francesa cuando tenía doce años, pero que había hecho poco uso desde entonces. Es muy divertido el método de aprendizaje de idiomas que creé para mejorar mi francés. Sólo tengo una hora a la semana para clases y unas dos horas para estudio independiente, pero estoy satisfecho con mi progreso y tengo la intención de continuar hasta alcanzar un nivel de dominio similar al que logré en español.

Ahora quiero ayudarte a lograr tus metas y sueños lingüísticos. Como ya sabes, me encantan los idiomas y me apasiona ayudar a las personas a aprenderlos. Si deseas compartir tus propias experiencias conmigo, o hacerme alguna pregunta, envíame un mensaje ahora mismo mediante el formulario a continuación. Con certeza te contestaré pronto


See other blog posts

Logo Whatsapp